Categorías
Crónicas Deportivas

La victoria que se escurrió

Un partido como el disputado el pasado sábado en el Carlos Belmonte es sencillamente un insulto al fútbol, una tropelía perpetrada por dos de los peores equipos de la categoría, el Albacete candidato no, candidatazo a ocupar una de las cuatro últimas plazas y una Unión Deportiva Logroñés que no le va a la zaga y que va a tener que encomendarse a varios Santos para tratar de huir de la quema.

De nuevo Sergio Rodríguez jugó a ser Sergio Rodríguez y volvió a tocar el equipo que una semana tan solo atrás había dejado una grata impresión frente al líder en Las Gaunas. Hay una máxima en el fútbol que dice que equipo que funciona no se toca, no debe de estar muy de acuerdo el DT blanquirrojo con la misma porque de nuevo volvió a meter mano en el equipo, no hay con que darle, es lo que hay. Jaime Sierra volvió a salir del equipo sin que yo al menos encuentre una explicación lógica y otra vez Bogusz volvió a quedarse sin aportar y es algo que me preocupa y mucho, no quisiera estar en la cabeza del polaco, un jugador al que tengo mis dudas que visto lo visto vaya a ser importante de acá al final, las señales que le manda el Mister no son las mejores precisamente.

Del partido en si no hay mucho para decir, un primer tiempo horrible con más fallos que aciertos por parte de los dos equipos, pudo adelantarse el Logroñés tras un cabezazo de Bobadilla que prolongó de tacón Nano Mesa pero el balón se lo quedó el guardameta manchego. A punto de enfilar los vestuarios gol anulado al Albacete por claro fuera de juego.

En la segunda parte más de lo mismo, parecía que más que querer ganar lo que ninguno quería era perder y el partido deambulaba con más pena que gloria hacia su final dando la sensación de que los contendientes como si de una partida de ajedrez se tratase hubiesen firmado tablas. Hasta que un balón metido en profundidad por Olaetxea es recogido al borde del área por Nano Mesa quien de tiro cruzado bate a Tomeu Nadal, primer gol del canario con la casaca blanquirroja.

Faltaba poco más de un cuarto de hora para acabar el partido y lo más difícil estaba hecho, los riojanos se ponían por delante en el marcador y asestaban un golpe casi definitivo en la moral de un Albacete al que alejaban en ese momento en ocho puntos en la clasificación. Parecía que por fin iba a llegar la balsámica victoria que este equipo viene necesitando como agua de mayo y más cuando ya se estaban disputando los cuatro minutos que el colegiado había añadido al encuentro.

Pero este equipo y más concretamente su pareja de centrales parece empeñado en complicarse la vida y si hace un par de semanas en Lugo y a la limón Álex Pérez y Bobadilla cometían un grosero error que impedía sumar los tres puntos, en la noche manchega y cuando corría el minuto casi 93 otro fallo garrafal de la zaga riojana permitía a Ortuño incrustado entre los dos centrales establecer el empate ante un incrédulo Santamaría.

El jarro de agua no ya fría, si no helada, cayó en toda la cara de una afición blanquirroja apostada frente al televisor y que contaba ya los segundos que quedaban para el grito liberador que por desgracia nunca se produjo. Y es que a veces el fútbol puede llegar a ser muy cruel, al final un punto que por la manera y el momento en el que se produjo sabe a muy poco.

Decía Ruggeri, histórico jugador argentino del Club Deportivo Logroñés y Campeón del Mundo con su país, que cuando se va ganando un partido tan importante y resta tan poco tiempo hay que tratar de que no se juegue más a la pelota, hay que esconderla y usar mil triquiñuelas si hace falta, pero hay que meter el partido en la nevera hasta que pite el árbitro, en ese “otro fútbol” también flojeamos lamentablemente.

Da más rabia aún haberse dejado esos dos puntos, que bien pudieron ser cuatro, si sumamos los que tuvimos en la mano en Lugo, al ver que todos los equipos que se van a jugar la permanencia con nosotros han perdido esta semana, como era de prever, pues se enfrentaban a equipos de la zona alta y podíamos haber aprovechado para distanciarnos un poco más.

Habrá que seguir esperando pues para conseguir esa victoria que tanto se está resistiendo, ojalá la espera sea corta y se consiga el próximo sábado al mediodía en Las Gaunas frente al Málaga, porque cada vez queda menos tiempo y hay que sumar los puntos necesarios para salvarse y por tanto sumar de a tres empieza a ser perentorio.

“O así al menos lo veo yo”

Aúpa Logroñés y a ganar al Málaga.

Por Fermín Gonzalo

Cronista y seguidor de la U.D. Logroñés, autor del blog #ÁreaBlanquirroja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s