Categorías
Crónicas Deportivas

Cuando hasta el banco se congela

Tuiteaba el otro dia un ilustre asiduo a las tertulias relacionadas con la Unión Deportiva Logroñés que se marchaba a la cama con la sensación de que los blanquirrojos desperdiciaron una ocasión pintiparada para haber puntuado en La Romareda, y debo de decir que estoy bastante de acuerdo con él, claro está, para eso hubiese hecho falta primero que Sergio hubiese acertado con el planteo y la alineación, que a mi modo de ver no lo hizo y después y ante un Zaragoza que tampoco propuso nada del otro mundo que nuestro equipo no se encargara de allanarles el camino.

Por partes, debo decir que cuando me llegó la alineación que presentaba el Logroñés se me dibujó en la cara un rictus de incredulidad y fastidio a partes iguales. Me parece cuando menos curioso que habiendo transcurrido ya la primera vuelta en su totalidad Sergio Rodríguez no tenga más o menos perfilado un once tipo y que vaya cambiando fichas incluso cuando se viene con una inercia de resultados positiva, no lo hizo durante las seis jornadas con triunfo seguidas, tampoco lo iba a hacer tras volver a la senda victoriosa ante el Mirandés.

Pero ya lo que me dejó completamente ojiplático fue el ver a Siddiki en el once, no tengo nada contra el chico pero al menos para mi está claro que a dia de hoy no tiene el nivel exigible para poder competir en un equipo de Segunda División, de hecho había desaparecido del equipo hacía tiempo con tan solo alguna incursión puntual en las postrimerías de algún encuentro.

Otro de los fallos de la alineación para mi fue que jugamos sin un nueve definido, Roni me encanta, pero no lo es y suele mostrar su mejor versión cuando acompaña arriba bien a Leo Ruiz o a Ánder Vitoria. En los primeros minutos del partido dos incursiones por banda derecha de Paulino acabaron con el balón en el área pequeña maña sin que ningún jugador blanquirrojo llegase a tomar contacto con él.

Y si faltaba contundencia en el área rival, ¿qué dejamos para la nuestra?, pues más de lo mismo, corregido y aumentado. Realmente no se que se hizo de esa defensa que tiempo atrás ofrecía solvencia y seguridad. Antes de la jugada que desembocó en el penalty, dudoso, pero que te lo pueden pitar y más contra un grande, el Zaragoza puso tres o cuatro balones al área riojana sin que ninguno de ellos fuera acertado a ser despejado por defensa alguno, demasiada endeblez defensiva y eso y en esta categoría más, se paga.

Al llegar al descanso tuve la sensación de que este partido ya lo había visto más veces, volvía a tocar remar desde atrás, pero la única propuesta del DT blanquirrojo fue sacar a Siddiki y Jaime Sierra para dar entrada a Petcoff y Unai Medina, dos cambios que no surtieron el efecto deseado.

En ese momento tuve un deja vú y lancé un tuit en el que venía a decir que íbamos a esperar a ir dos a cero para poner a los buenos, y por desgracia el tiempo me dio la razón. Tras el enésimo fallo de la zaga riojana los maños ponen tierra de por medio y es ahí cuando decidimos echar el resto, venga, de perdidos al rio, debió de pensar alguno y ahí mandamos a una misión imposible a los Bogusz, un jugador que debe de jugarlo todo pues es de los pocos que demuestran tener las cosas claras en este deporte, Ánder Vitoria y Rubén Martínez.

Pero claro ya la losa era demasiado pesada y por si fuera poco y ya casi en el descuento aún habría tiempo para que se le anulase un gol a Andy por fuera de juego de Rubén Martínez, gol que no hubiese cambiado nada porque el tiempo ya estaba casi cumplido.

Volviendo al tuit del mencionado tertuliano con el que abría este escrito, efectivamente también pienso que se perdió una gran ocasión de puntuar en la noche zaragozana, pero para eso hubiese sido importante tratar de no generarnos nosotros mismos las ocasiones en contra cuando el rival no es capaz de hacerlo, porque si no la empresa se presenta harto complicada.

Por último pondré el foco en dos nombres propios, el primero es Van La Parra, un jugador exótico que se fichó hace un par de meses y al que apenas hemos visto cuando supustamente venía para ayudar al equipo en el ataque, los mentideros deportivos hablan de una presunta mala relación con el entrenador, no lo se, pero lo que es claro es que al tema hay que darle una salida, o puede aportar o si no habrá que enseñarle la salida.

El otro caso sangrante es el de Leo Ruiz que ha pasado sin solución de continuidad de ser elegido por la Liga el mejor jugador del mes de noviembre a ver los partidos desde el banco, es cierto que últimamente no ha estado demasiado acertado, pero no lo es menos que los goleadores no suelen coger confianza precisamente en el banco, creo que para eso necesita jugar con continuidad.

Desde aquí quiero expresar mi total confianza en Sergio Rodríguez, así que nadie vea un intento de moverle de la silla, pero de la misma manera entiendo que en el mundo del fútbol nadie es intocable y como humano que es, a veces hasta se equivoca, y no pasa nada por decirlo, ni por disentir con él, aunque se que hay alguno para los que expresar alguna diferencia se convierte casi en herejía

Aclaro pues que mis crónicas las escribo desde un punto de vista totalmente subjetivo, como no podría ser de otra manera, pues soy un fana del Logroñés, así que desde ahora y homenajeando a un gran periodista deportivo argentino ya fallecido, Guillermo Nimo, las terminaré con la frase con la que él lo hacía, que es:

“O así al menos lo veo yo”

Aúpa el Logroñés y en dos semanas a ganar al Oviedo en Las Gaunas.

Por Fermín Gonzalo

Cronista y seguidor de la U.D. Logroñés, autor del blog #ÁreaBlanquirroja

2 respuestas a “Cuando hasta el banco se congela”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s