Categorías
Crónicas Deportivas

Un punto con sabor agridulce

Fotografía por cortesía de @apostagraphic

Último partido del año, un 2020 que si bien ha sido aciago para todos a nivel mundial, con una maldita pandemia que se ha llevado por delante a muchos de nuestros congéneres, que nos ha traído más sufrimiento a nuestra sociedad del que hubiéramos imaginado y que nos ha obligado a cambiar nuestras costumbres más allá de lo deseable, mira por donde para la Unión Deportiva Logroñés ha resultado ser el año con mayúsculas, el que nos ha puesto después de tanto tiempo esperando en el fútbol profesional.

Y quiso el caprichoso calendario que tocase cerrar el año en el mismo lugar donde hace cinco meses se consiguió dicho logro deportivo. Contradiciendo a Sabina cuando dice aquello de que uno no debería volver al lugar donde alguna vez fue feliz, había ganas de volver a ese templo de la felicidad para el logroñesismo por ver si actuaba de talismán y se podía cortar una racha negativa que ya duraba demasiado.

El Málaga no llegaba precisamente en su mejor momento, dos derrotas consecutivas y demasiadas bajas en su plantel profesional. La racha blanquirroja la conocíamos todos y con esos condicionantes el primer tiempo transitaba sin que ninguno de los dos conjuntos tomase el mando del partido. El sopor saltó por los aires en el minuto 36 cuando el VAR advirtió al colegiado sobre un puñetazo propinado por Rahmani a Iñaki y este, previo visionado de las imágenes, expulsa al jugador malaguista.

Buenas noticias en principio para el Logroñés que iba a jugar más de una hora contra un equipo con un jugador menos. Más de uno se las prometía felices ante la oportunidad que se le presentaba a los riojanos, pero estos iban a volver a demostrar que las rachas no llegan porque si y que una vez instaladas generan ansiedades difíciles de sobrellevar.

Es ahí donde estuvo el debe del equipo, ante un Málaga cogido con alfileres no fueron capaces de hacer valer la superioridad numérica en toda la segunda parte. Cada vez resulta más preocupante la dificultad de este equipo en los cuadros alegres, si se me permite el símil pelotazale. Rara vez se toman las mejores opciones en ataque y los delanteros, algo a lo que habrá que ponerle remedio cuanto antes, caen demasiado en posiciones de fuera de juego.

A pesar de contar con uno más y de que el conjunto andaluz pareciese entregado a su suerte y con el único afán de que pasaran los minutos y salvar el punto, los de Logroño apenas inquietaron la meta rival, dato este estremecedor, únicamente un portentoso remate de cabeza de Ánder Vitoria que se coló por toda la escuadra pero que el colegiado no concedió a instancias del VAR, fue el único intento por torcer la historia del encuentro.

Al final reparto de puntos y un sabor agridulce en el paladar riojano, es cierto que el punto sirve, que corta una racha muy negativa pero no es menos cierto que sabe a poco tras ver el desarrollo del partido, tengo la sensación de que pocos equipos hubieran desaprovechado una ocasión de sumar de a tres como la que se nos ofreció ayer en bandeja de plata en La Rosaleda.

Lo mejor es que llega por fin y tras muchas semanas de competición sin parar el merecido descanso que debe de servir a todos, Club, cuerpo técnico y plantilla para resetearse y volver con las pilas cargadas para lo que queda, que seguramente va a ser durísimo. Algunos deberán hacer examen de conciencia y ver en que están fallando y en que se puede mejorar, la situación a estas alturas la hubiéramos firmado todos, eso si, pero no sería bueno tampoco caer en la complacencia.

Para mi hay varios jugadores que deberían salir en el mercado de invierno pues sinceramente pienso que no les da para este nivel, por lo tanto deberá llegar algún refuerzo y espero que sea para sumar, no sería recomendable repetir el experimento VLP. Entre los que se queden hay jugadores a los que hay que exigirles más y que deben de dar un pasito adelante, pienso por ejemplo en Bogusz y Leo Ruiz, jugadores que han demostrado calidad pero que atesoran demasiadas intermitencias en su juego.

En definitiva, que llega un tiempo de descanso para unos y de toma de decisiones para otros, espero que todos aprovechen el tiempo y volvamos el segundo día del año a estrenar el nuevo tapete de Las Gaunas con una victoria sobre nuestros vecinos ferroviarios.

Aúpa el Logroñés, Feliz Navidad y Próspero Año para toda la familia blanquirroja, celebremos estas fiestas con responsabilidad y sentido común para que en las próximas no falte nadie a la mesa. Salud.

Por Fermín Gonzalo

Cronista y seguidor de la U.D. Logroñés, autor del blog #ÁreaBlanquirroja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s