Categorías
Crónicas Deportivas

Deportivo Efectividad S.A.D

Fotografía por cortesía de @apostagraphic , gracias.

Pero que grande que es el fútbol, es cierto que a veces uno quisiera renegar y piensa aquello de ¿por qué me tiene que gustar este deporte?, cuando las cosas no le salen bien a tu equipo, pero ay amigos, por suerte hay otras veces, las menos para los seguidores de un equipo chico, en las que uno bendice el día aquel en el que a su padre se le ocurrió llevarlo por primera vez a un campo de fútbol.

Últimamente los seguidores blanquirrojos nos hemos acostumbrado, por suerte, a lo bueno tal es así que muchos aún nos frotamos los ojos al ser conscientes de que llevamos cuatro partidos consecutivos ganando en una categoría tan difícil y más aún siendo novatos en estas lides.

Anda el Logroñés empeñado en borrar de un plumazo todos los tratados sobre lo que significa jugar bien al fútbol, hace tiempo que quedó demostrado que la mayoría de las veces la posesión era un concepto bastante sobrevalorado pero es que los blanquirrojos han ido un pasito más allá y se han apuntado a aquello de que para ganar ni siquiera hace falta tener muchas ocasiones, basta con tener una y meterla.

Esto es lo que llevan haciendo en los últimos partidos y ayer no iba a suponer una excepción. Primer tiempo aceptable con bastante manejo de la pelota y sobre todo con el control del partido aunque sin profundidad y sin inquietar casi al meta rival. En el haber hay que anotar que se dejaron sentir y bastante las bajas de Clemente y Bogusz que andan con sus respectivas selecciones.

Me da muchas veces la sensación de que al equipo que llega bien a las inmediaciones del área le cuesta un mundo cuando se trata de pisar esos pantanosos terrenos como son las áreas rivales, poca claridad y demasiado aturullamiento en la definición, algo que conviene mejorar y sin mucha dilación.

En el segundo tiempo cambió la decoración, no se si los blanquirrojos dieron un paso atrás o fue el Sabadell el que apretó más pero lo cierto es que el cuadro arlequinado se imponía en casi todas las facetas del juego y comenzaba a llevar bastante peligro sobre todo gracias a su delantero Stoichkov, para mi uno de los mejores jugadores que han pasado este curso por Las Gaunas.

Fueron momentos de bastante zozobra para las huestes riojanas que bastante hacían con achicar las acometidas blanquiazules y lo peor es que a los nuestros apenas les duraba la pelota en los pies y por ende era difícil atisbar algún acercamiento al área catalana que no fuese con algún pelotazo largo o alguna cabalgada en solitario del incombustible Iñaki. Por si fuera poco el meta Santamaría veía como el delantero Edgar lanzaba una falta al borde del área y estrellaba el cuero en la cruceta.

Pero amigos, no está muerto quien pelea y este equipo de pelea, entrega y sacrificio anda sobrado, y aunque la cosa no pintaba nada bien fueron capaces de sacar arrestos para darle una vuelta de tuerca más al partido. Bueno, eso y que cuentan con un valladar incansable, un tipo que a su edad lo juega todo y que va tan sobrado que es capaz de mandarse el jugadón del partido, un excelso slalom por banda izquierda, pero es que además aún le da para levantar la cabeza y meterle un pase medido atrás a la entrada de Leo Ruiz, y este es otro que anda que se pone nervioso, le pega plano con el interior y pone el esférico en la escuadra.

Otra vez un gol en los últimos minutos y casi en el único disparo a puerta, no lo se pero no creo que haya hoy en el fútbol español un equipo con más eficacia goleadora que la Unión Deportiva Logroñés, portería a cero, pocas llegadas y acierto máximo en la definición. Por mi que siga la racha, que ya me encargo de romper todos los tratados escritos por sesudos entendidos de este bendito deporte.

Para mi lo más destacable es el compromiso y el convencimiento con lo que hacen de este equipo, un equipo que conoce sus limitaciones pero que al mismo tiempo las sabe explotar a la perfección, se nota que son una piña y que disfrutan con lo que hacen y eso es muchas veces garantía de éxito.

Mención aparte a mi entender merecen Sergio Rodríguez por saber sacar el máximo rendimiento a la plantilla que tiene; Iñaki, el eterno capitán, por esa casta que tiene, por el empuje que le da al equipo en los peores momentos, de la calidad ya ni hablamos pues es de sobra conocida y como no para el Tigre de Medellín, no solo por el maravilloso gol que nos dió los tres puntos si no porque además se está convirtiendo en un jugador indispensable capaz de retener el balón, dar la pausa necesaria y habilitar al compañero mejor posicionado.

Que el sueño no pare, que nadie venga a despertarnos, obvio que vendrán malos momentos pero ya contamos con casi un tercio de los puntos que hacen falta y tan solo en once jornadas, eso ya no nos lo quita nadie.

Aúpa el Logroñës y como no hay quinto malo, a a ganar en Tenerife.

Por Fermín Gonzalo

Cronista y seguidor de la U.D. Logroñés, autor del blog #ÁreaBlanquirroja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s