Categorías
Crónicas Deportivas

PARTIDO CHIVO, PERO AÚN MÁS LÍDERES

                    

Si, lo se, suena a repetición, pero no por ello es menos cierto, se afrontaba otro partido trampa de los muchos que nos quedan hasta llegar a mayo. El Guijuelo se presentaba en Las Gaunas en posiciones de descenso, pese a haber bajado el domingo pasado en su casa al hasta entonces líder de la categoría, el Athletic B,  y con el unánime convencimiento de que no es este un equipo diseñado para coquetear con las posiciones bajas de la tabla. A ello había que unir que el Logroñés encaraba el choque por primera vez vistiendo el “maillot” de líder de la general y no había que bucear demasiado en la memoria para ver como nos había ido la última vez que pusimos en liza semejante trofeo, ese día se palmó con el Caudal de Mieres que vino a Logroño con el farolillo rojo y solo seguido por el camión escoba.

Y el partido respondió a los cánones previamente establecidos, el equipo salmantino se paraba muy bien atrás y maniataba casi a la perfección al cuadro riojano. Una primera parte muy trabada, que apenas dejaba ocasiones de gol para el cuadro local, más allá de una internada por banda izquierda de Ñoño y en la que buscó el segundo palo, pero el balón salió desviado y un par de disparos demasiado flojos de Olaetxea y Rubén, que no inquietaron al meta del Guijuelo.

En el segundo tiempo la tónica del encuentro no iba a cambiar demasiado, los nuestros se mostraban bastante espesos ante el entramado defensivo rival y dejando bastante claro que aquello solo podía cambiarlo alguna genialidad individual, y así fue como un Ñoño, no demasiado acertado hasta el momento, se llevo a trompicones un balón por su banda y tras enganchar hacia adentro se lo puso a Ander Vitoria que remató al arco, repeliendo el portero el mismo pero con la suerte de que la bola le llegó a Olaetxea, si, ese que siempre sabe estar en donde se le necesita, y con la testa abría el marcador y llevaba la ilusión a las gradas.

Se había hecho lo más difícil y sinceramente el cuadro ayer de verde no parecía demasiado capacitado en ataque para poder aguarnos la fiesta, aunque en esta categoría cualquiera te da un susto y pudo llegar el empate en un remate de cabeza tras un córner botado en el costado izquierdo del arco defendido por Miño, por fortuna el cuero salió desviado aunque muy cerca del palo derecho. Pasado el sacudón llegaba la frutilla del postre, una delicatessen firmada por Javi Álamo, enviando a la red el balón mediante una gran vaselina tras un eléctrico contragolpe llevado a cabo por Olaetxea y Roni, que lo dejó mano a mano con el meta salmantino.

Al final victoria y más líderes aún, pues en cuanto a los resultados de nuestros rivales más directos, la jornada no pudo ser más redonda Próxima estación: Merkatondoa, habrá que aclimatarse al terreno de juego y tratar de seguir firmes hacia el destino final.

Por Fermín Gonzalo

Cronista y seguidor de la U.D. Logroñés, autor del blog #ÁreaBlanquirroja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s